Acceso a cuerpos de agua

Corte Suprema de Nuevo México declara que los cuerpos de agua en el estado son públicos

Determinaron "que el público no puede invadir terrenos de propiedad privada para acceder al agua pública, ni invadir terrenos de propiedad privada desde el agua pública”.

shutterstock

ALBUQUERQUE— La Corte Suprema de Nuevo México detalló el jueves su razonamiento legal para una decisión a principios de este año, que respondió al cuestionamiento sobre si el público tenía derecho a acceder a ríos y arroyos que fluyen a través de propiedad privada.

La opinión escrita de la corte sigue a una decisión anunciada desde el tribunal en marzo que invalidó las regulaciones de la Comisión de Juegos del estado que permitía a los propietarios cerrar el acceso a las aguas en sus tierras.

El acceso a los cuerpos de agua ha sido un problema en el oeste durante años. Si bien varios estados han reconocido la propiedad pública y el uso del agua es distinto de la propiedad del río o el lecho del arroyo, Colorado se encuentra entre aquellos donde el debate está en curso y está pendiente un caso judicial sobre el acceso al río Arkansas.

Según la Constitución de Nuevo México, el agua dentro del estado pertenece al público, pero los bancos junto a esa agua y la tierra debajo del agua pueden ser de propiedad privada.

Fue un fallo de 1945 de la Corte Suprema de Nuevo México que determinó que un terrateniente con propiedades a ambos lados de un lago no podía prohibir que alguien pescara en botes en el lago. En ese caso, el tribunal dijo que la constitución y la ley anterior a la estadidad establecieron el derecho del público a pescar, navegar y participar en otras formas de recreación en aguas públicas.

En la última opinión, el tribunal abordó si el derecho a recrear y pescar en aguas públicas también permite al público el derecho a tocar tierras de propiedad privada debajo de esas aguas.

“Caminar y vadear en los lechos de propiedad privada bajo el agua pública es razonablemente necesario para disfrutar de muchas formas de pesca y recreación”, dice la opinión. “Habiendo dicho eso, enfatizamos que el público no puede invadir terrenos de propiedad privada para acceder al agua pública, ni invadir terrenos de propiedad privada desde el agua pública”.

Según el proceso establecido por la comisión, los propietarios podían solicitar una certificación considerando que el agua que fluía a través de su propiedad era “agua pública no navegable”. Eso los autorizaría a cerrar el acceso y, a menos que proporcionaran a alguien un permiso por escrito, las personas podrían ser citadas por allanamiento si tocaron el lecho de un arroyo o lago en aguas cerradas al acceso.

Esto como resultado a los recortes del gobierno federal al agua del río Colorado.

Las regulaciones entraron en vigencia en 2018, lo que provocó que una coalición de pescadores, balseros y conservacionistas presentaran una petición. Los grupos argumentaron que el público tiene el derecho constitucional de pescar, navegar o usar cualquier arroyo para recreación, siempre y cuando no invadan terrenos privados para llegar allí.

En presentaciones judiciales, los grupos señalaron conclusiones similares a las que llegaron a lo largo de los años los tribunales de Montana, Oregón y Utah.

La Corte Suprema de Nuevo México en su opinión también señaló que Idaho, Iowa, Minnesota, Dakota del Norte, Wyoming y Dakota del Sur han reconocido que el uso público del agua es distinto de la propiedad del lecho de un río o arroyo.

El senador estadounidense Martin Heinrich y el exsenador estadounidense Tom Udall, ambos demócratas, presentaron un escrito ante el tribunal en 2020 en apoyo del derecho a acceder a las aguas superficiales públicas. Heinrich aplaudió el jueves a la corte por reafirmar ese derecho.

“Esta es una gran victoria para las personas que se preocupan por nuestra historia, nuestra cultura y nuestros recursos naturales”, dijo Heinrich. “Las aguas públicas seguirán siendo públicas”.

Contáctanos