Comisión de Regulación Pública

Denuncian falta de representación indígena en la Comisión de Regulación Pública del estado

La gobernadora tiene hasta finales de diciembre para hacer sus elecciones. El Senado de Nuevo México tendrá que confirmar sus opciones.

SHUTTERSTOCK

ALBUQUERQUE — Muchas decisiones del panel regulador más poderoso de Nuevo México han tenido consecuencias económicas y ambientales directas para un rincón del estado y, sin embargo, ninguno de los candidatos nominados para ocupar la Comisión de Regulación Pública es del noroeste de Nuevo México.

Los críticos están preocupados por la falta de representación mientras la gobernadora, Michelle Lujan Grisham, se prepara para elegir una nueva comisión como parte de una reforma que saca a los votantes de Nuevo México de la ecuación. Una enmienda constitucional aprobada en 2020 convierte a la comisión de un organismo electo de cinco miembros en un panel designado de tres personas encargado de supervisar las empresas de servicios eléctricos y otras industrias.

Nora Meyers Sackett, portavoz de la gobernadora, declaró que Lujan Grisham comprende el impacto de la transición energética en las comunidades de Nuevo México, incluidas las afectadas por el cierre de plantas de carbón. Añadió que la gobernadora continuará con la relación de gobierno a gobierno que tiene con la Nación Navajo a medida que el estado hace su cambio hacia la energía renovable.

En cuanto a los nominados, Sackett explicó que los nombramientos serán la culminación de un proceso de varios pasos que fue aprobado por la Legislatura y los votantes.

“El papel de la gobernadora es solo un aspecto del proceso integral que busca garantizar que se pueda confiar en profesionales calificados para trabajar en estos asuntos técnicos que afectan a todos los nuevomexicanos”, manifestó Sackett.

Mientras que, Krystal Curley, directora ejecutiva de Indigenous Lifeways, dijo que la nueva comisión no será un reflejo de las comunidades de Nuevo México.

“El noroeste de Nuevo México es mayoritariamente indígena y hemos soportado la carga de la adicción a los combustibles fósiles de Nuevo México durante demasiado tiempo. Ahora no tenemos voz en lo que depara el futuro energético para las comunidades de primera línea”, manifestó Curley en un correo electrónico.

Asimismo, añadió que continuará la lucha para responsabilizar a los funcionarios gubernamentales por la salud y el bienestar de las familias nativoamericanas.

Jeff Peace estaba entre los 15 finalistas antes de que el comité de nominaciones redujera aún más la lista. Peace, un ingeniero que solía trabajar en la planta de energía Four Corners y ahora enseña en San Juan College, dijo que ha visto los impactos de la regulación en su comunidad de Kirtland. También habló de los vecinos navajos que han perdido sus trabajos.

Si bien está decepcionado de no haber sido nominado, Peace declaró el miércoles que su principal preocupación es asegurarse de que alguien proteja los intereses de los residentes.

“No tenemos eso ahora. Y si no soy yo, entonces alguien más”, dijo. “Pero como dije, aquí nos siguen estafando”.

Lujan Grisham tiene hasta finales de diciembre para hacer sus elecciones. El Senado de Nuevo México tendrá que confirmar sus opciones.

Contáctanos