abusos sexuales en la iglesia católica

En bancarrota la arquidiócesis de Santa Fe tras cientos de acusaciones de abuso

Los sobrevivientes alegaron que los que estaban en el poder en la Iglesia Católica de Nuevo México miraron hacia otro lado y ocultaron el abuso.

Telemundo

ALBUQUERQUE — En Nuevo México, una de las diócesis católicas romanas más antiguas de Estados Unidos presentó su plan de reorganización por bancarrota para compensar a casi 400 sobrevivientes de abusos cometidos por el clero con más de $121 millones.

Un juez federal de quiebras en el Distrito de Nuevo México escuchará el plan de la Arquidiócesis de Santa Fe en una audiencia el miércoles, informó el Albuquerque Journal.

El tan esperado acuerdo llega casi cuatro años después de que la Arquidiócesis de Santa Fe se declarara en bancarrota para resolver las crecientes denuncias de abuso que se remontan a décadas.

Según el plan, seis aseguradoras cubrirán $46,5 millones de los $121,5 millones, según el expediente judicial que obtuvo el periódico. Eso deja a la arquidiócesis responsable de $75 millones. La arquidiócesis tiene más de $69 millones en una cuenta de depósito en garantía, así como un pagaré de $5,4 millones que debe pagarse antes del 31 de marzo.

Los Siervos del Paráclito, que durante décadas dirigieron un centro de tratamiento para sacerdotes católicos con condiciones que incluían la pedofilia, y tres órdenes religiosas, contribuirán con $7,85 millones.

“Es imposible exagerar la tragedia del abuso que se infligió a los niños y adolescentes de la Arquidiócesis. El Abuso fue perpetrado por sacerdotes u otras personas que pretendían hacer el trabajo misionero de la Iglesia Católica Romana. En lugar de cumplir con sus misiones, esos perpetradores infligieron daño y sufrimiento”, escribió la arquidiócesis en la declaración de divulgación con el plan de reorganización.

Al menos dos tercios de los sobrevivientes de abuso en la iglesia que presentaron reclamos deben aprobar el plan.

Brad Hall, un abogado de Albuquerque, ha representado a más de 235 sobrevivientes de abusos en la iglesia en los últimos años. Él declaró que 145 de ellos presentaron reclamos en el caso de bancarrota. Con suerte, tener un plan presentado ahora conducirá a que los sobrevivientes reciban asignaciones antes de fin de año, expuso Hall al periódico.

La presentación “representa finalmente la posibilidad de algún cierre para las personas que sufrieron durante mucho tiempo y que sufrieron heridas graves cuando eran niños. Veo la luz al final del túnel”, aseguró.

Los sobrevivientes alegaron que los que estaban en el poder en la Iglesia Católica de Nuevo México miraron hacia otro lado u ocultaron el abuso. También acusaron a la arquidiócesis de simplemente trasladar a los sacerdotes abusivos a nuevas parroquias en lugar de investigarlos.

El acuerdo de conciliación también exige que la arquidiócesis haga públicos los documentos sobre el escándalo de abuso. Se entregarán a la Biblioteca Zimmerman de la Universidad de Nuevo México. Los nombres de las víctimas y otra información de identificación serían redactados.

Mientras tanto, hay muchos otros reclamos o demandas en los tribunales estatales, incluidos 80 contra los Siervos del Paráclito. Su centro de tratamiento fue creado hace más de 50 años para sacerdotes de todo el país. Su instalación en Jemez Springs está cerrada, pero están acusados ​​de perpetuar el abuso al colaborar con la arquidiócesis para enviar sacerdotes supuestamente rehabilitados a otras iglesias católicas.

El actual arzobispo de Santa Fe, John C. Wester, dirige una arquidiócesis que ahora ha prometido una política de cero tolerancia para el abuso o para ocultarlo. El sitio web de la arquidiócesis tiene una lista de aproximadamente 80 sacerdotes y clérigos acusados ​​de manera factible. Enumera 29 de ellos como todavía vivos. También hay una lista de sacerdotes que han sido acusados ​​de manera factible en otros lugares, pero que alguna vez trabajaron en Nuevo México.

Contáctanos