Nuevo México

Encuentran lagunas en revisión sobre los incendios prescritos

El informe, hecho público el lunes, señala que hubo 43 fugas documentadas entre 2012 y 2021 de 50,000 proyectos de incendios prescritos.

shutterstock

ALBUQUERQUE— Dos años después de que el Servicio Forestal de Estados Unidos provocara lo que se convertiría en el incendio forestal más grande y destructivo en la historia registrada de Nuevo México, investigadores independientes dicen que hay lagunas que deben abordarse si la agencia quiere tener éxito en el uso de quemas prescritas como herramienta para reducir el riesgo en medio del cambio climático.

La investigación de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés) fue solicitada por la representante federal Teresa Leger Fernández, luego de que las comunidades de su distrito fueran devastadas en 2022 por el incendio Hermit's Peak-Calf Canyon.

La congresista quería saber qué factores había identificado el Servicio Forestal como contribuyentes al escape de las quemas prescritas durante la última década y si la agencia estaba cumpliendo con las reformas prometidas después de una pausa y revisión de su programa de quemas prescritas.

El informe, hecho público el lunes, señala que hubo 43 fugas documentadas entre 2012 y 2021 de 50,000 proyectos de incendios prescritos. Eso incluyó incendios en bosques nacionales en más de una docena de estados, desde la frontera entre California y Nevada hasta Utah, Nuevo México, Idaho, Carolina del Norte y Arkansas.

Mientras el Servicio Forestal de EEUU y otras agencias de gestión de tierras aprovechan la infraestructura federal y los fondos para reducir la inflación para aumentar el número de operaciones de quema prescrita durante los próximos 10 años, Leger Fernández dijo que es más importante que nunca, garantizar que lo estén haciendo sea de manera segura.

La congresista estuvo de visita en el norte de Nuevo México en los últimos días y apreció cómo las cosas se han vuelto verdes con las lluvias de verano, pero los bosques siguen siendo yesqueros, afirmó.

“Necesitamos ocuparnos de nuestro bosque, pero debemos hacerlo de manera responsable, cuando se juega con fuego, no hay margen de error”, declaró Leger Fernández.

El Servicio Forestal detona alrededor de 4,500 quemas prescritas cada año, proceso que reduce el combustible en aproximadamente 1.3 millones de acres. Es parte de una limpieza multimillonaria de bosques obstruidos por árboles muertos y maleza.

Ha habido resultados mixtos, ya que los administradores de tierras federales se han retrasado en algunos proyectos y han omitido algunas comunidades de alto riesgo para trabajar en otras menos amenazadas, según una revisión de datos, registros públicos y testimonios del Congreso.

Sin embargo, el Servicio Forestal dijo en respuesta a la GAO, que está logrando avances y, en general, está de acuerdo con los hallazgos hechos públicos el lunes. El jefe del Servicio Forestal, Randy Moore, escribió que su agencia creará e implementará un plan de acción correctiva para abordar las brechas.

Moore también señaló que 2023 marcó un año récord para los tratamientos de combustibles peligrosos en tierras forestales y que su agencia estaba en camino de ofrecer más capacitación para formar equipos que puedan especializarse en operaciones de quema prescrita.

“La agencia está utilizando todas las herramientas disponibles para reducir el riesgo de incendios forestales a un ritmo y escala que marcarán la diferencia dentro de nuestros medios actuales”, escribió Moore.

La GAO revisó volúmenes de documentos, entrevistó a funcionarios forestales y realizó visitas al sitio del incidente. La investigación encontró que el Servicio Forestal ha tomado medidas para implementar varios cambios recomendados inmediatamente después del incendio de Hermit's Peak-Calf Canyon. Eso incluía el desarrollo de una estrategia nacional para movilizar recursos para proyectos de quemas prescritas.

Hubo docenas de otras acciones que la agencia identificó como parte de su revisión de 2022, pero la GAO encontró que “quedan lagunas importantes”, ya que el Servicio Forestal no ha determinado hasta qué punto implementará las acciones restantes, incluido cómo o cuándo.

La GAO recomienda que el Servicio Forestal desarrolle un plan para implementar las reformas, establezca metas, establezca una manera de medir el progreso y garantice que tenga suficientes recursos dedicados a la gestión diaria del esfuerzo de reforma. También señaló que el Servicio Forestal en documentos de la agencia reconoció que las reformas requerirán cambios importantes en las prácticas y la cultura.

Leger Fernández dijo que espera que el cambio se produzca rápidamente porque los incendios forestales se están volviendo más costosos y peligrosos.

“Ahora son incendios mortales. Se mueven muy rápido y la gente no puede apartarse lo suficientemente rápido”, dijo. “Y creo que ese tipo de emergencia masiva conducirá a cambios más rápidos de lo que normalmente se verían en una gran burocracia federal”.

Contáctanos