incendios forestales en Nuevo México

Más fondos federales para víctimas de los incendios forestales en Nuevo México

Con los fondos, FEMA administrará un programa para compensar por completo a quienes sufrieron lesiones personales o pérdidas comerciales, financieras y de ingresos debido al incendio.

shutterstock

ALBUQUERQUE — Residentes del norte de Nuevo México celebraron el viernes la aprobación de un proyecto de ley de gastos del gobierno que asignaría $2,500 millones en ayuda para los afectados por el histórico incendio forestal provocado a principios de este año por el gobierno federal.

La representante, Teresa Leger Fernández, quien representa el área carbonizada por el incendio forestal, lo calificó como un “buen pago inicial” de lo que en última instancia se necesitará para reconstruir la región y restaurar la confianza.

La congresista demócrata comenzó a presionar por la asistencia financiera poco después de que comenzara el conflicto. Argumentó que esto era responsabilidad del gobierno y que reunir dinero equivalente para los fondos de ayuda por desastre estaría fuera del alcance de los ganaderos y agricultores que perdieron sus medios de vida.

“En este caso, el gobierno federal dice que fue culpa nuestra. Lo reconocemos y la forma en que buscamos el perdón es brindando una compensación. Y ese es el comienzo del proceso de curación. Están cumpliendo con su obligación de hacer lo correcto y pagar una compensación por el daño que causaron”, manifestó Leger Fernández en una entrevista.

El incendio forestal más grande en la historia del estado, Hermit's Peak/Calf Canyon, ennegreció más de 530 millas cuadradas en las estribaciones de las Montañas Rocosas. Varios cientos de casas fueron destruidas y expertos explicaron que algunos de los daños ambientales tardarán generaciones en repararse.

Postes telefónicos y otras infraestructuras de comunicación quedaron destruidos. Algunas comunidades se quedaron sin electricidad durante semanas, y los espacios de pastoreo se llenaron de cenizas y escombros cuando las lluvias de verano golpearon las laderas de las montañas después del incendio.

Para la comunidad de Las Vegas, Nuevo México, el incendio puso los suministros de agua potable en una posición aún más precaria. La sequía y el envejecimiento de la infraestructura ya estaban causando problemas, y los escombros que había en el río Gallinas, a consecuencia de los fenómenos ambientales, obligaron a la ciudad a buscar fondos de emergencia para instalar un sistema de tratamiento temporal.

La presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó a las víctimas de los incendios forestales después de un fin de semana de campaña en Nuevo México. Allí, reconoció que el gobierno federal tendría que hacer más para que los residentes se sientan completos.

La medida de gastos pasará luego al escritorio del presidente Joe Biden para que se convierta en ley.

Con los fondos, FEMA administrará un programa para compensar por completo a quienes sufrieron lesiones personales o pérdidas comerciales, financieras y de ingresos debido al incendio.

Paula García, quien encabeza la Asociación de Acequia de Nuevo México, comunicó que la aprobación marca una acción histórica por parte del Congreso. Añadió que muchas acequias, o canales tradicionales de riego de tierra, fueron dañados por el incendio y las inundaciones posteriores al incendio.

“Si bien las pérdidas son inconmensurables, la legislación es un paso hacia la reconstrucción de hogares familiares, granjas, ranchos y negocios con la esperanza de que nuestro legado como personas con base en la tierra continúe para nuestros hijos y nietos”, expuso García.

Muchos residentes se han mostrado frustrados con los administradores de emergencias federales cuando solicitan ayuda, diciendo que no entienden la cultura rural de Nuevo México.

“La agencia deberá mejorar su juego para administrar estos fondos de manera efectiva en beneficio de nuestras comunidades”, Añadió García.

Contáctanos