Ataques a funcionarios electos en Albuquerque

“Nadie merece ataques amenazantes y peligrosos como este”: se expresan funcionarios víctimas de ataques a tiros

Aunque, por su parte, los funcionarios electos residentes de la ciudad, víctimas de los ataques, desconocen los motivos que llevaron a estos incidentes, sin embargo, sintieron que era importante notificar al público

ALBUQUERQUE — No hubo heridos en los ataques a tiros a las casas y oficinas de los líderes electos demócratas en Albuquerque, no obstante, en algunas de las residencias afectadas hubo daños por los impactos de bala, detonaciones que en una de ellas llegaron al cuarto de una niña de 10 años.

Ante esto, el jefe de policía de Albuquerque, Harold Medina, declaró que están trabajando para determinar si los ataques que comenzaron a principios de diciembre en Albuquerque, están conectados.

Aunque, por su parte, los funcionarios electos residentes de la ciudad, víctimas de los ataques, desconocen los motivos que llevaron a estos incidentes, sin embargo, sintieron que era importante notificar al público

“Seguimos comprometidos con encontrar al individuo o individuos responsables”, manifestó Medina en las redes sociales el viernes por la noche.

Los tiroteos comenzaron el 4 de diciembre cuando se dispararon ocho rondas en la casa del comisionado del condado de Bernalillo, Adriann Barboa. Siete días después, alguien disparó más de una docena de tiros contra la casa de la excomisionada del condado de Bernalillo, Debbie O'Malley.

“Decir que estoy enojada por este ataque a mi hogar, a mi familia, es lo de menos. Recuerdo haber pensado lo agradecida que estaba de que mis nietos no pernoctaran y que esas balas no atravesaran mi casa”, expresó O’Malley, quien comunicó en un correo electrónico que al momento del incidente, ella y su esposo estaban durmiendo en la residencia.

Mientras que, por su parte, según comunicó la policía de Albuquerque, el 10 de diciembre, el dispositivo de la agencia ‘'ShotSpotter'', detectó detonaciones de bala en las inmediaciones de la antigua oficina de campaña del fiscal general de Nuevo México, Raúl Torrez. Al momento del incidente no había nadie en el edificio y la policía no encontró daños.

Y a penas esta semana, se detonaron múltiples disparos contra la casa de la senadora estatal Linda López, una de las patrocinadoras principales de un proyecto de ley de 2021 que revocó la prohibición de Nuevo México de la mayoría de los procedimientos de aborto, y contra la oficina del senador estatal Moe Maestas.

Maestas copatrocinó un proyecto de ley el año pasado para establecer nuevas sanciones penales por amenazar a los jueces estatales y locales, aunque este proyecto no pasó a ningún lado. Tras el incidente, el senador estatal comunicó que los empleados de su bufete de abogados escucharon disparos fuertes y rápidos afuera de la oficina, el jueves, y llamaron al 911.

“No creo que sea nada que hayamos hecho o dicho, sino el hecho de que somos funcionarios electos. Esperemos que ellos (las fuerzas del orden) puedan obtener una apariencia de motivo”, manifestó Maestas.

López, por su parte, informó en un comunicado que tres de las balas detonadas contra su casa atravesaron el dormitorio de su hija de 10 años. Otras balas atravesaron la puerta de un garaje y dañaron una pared.

Ante esto, la senadora estatal hizo un llamado al público para que brinde cualquier información que conduzca a un arresto, como lo hicieron los líderes republicanos en el Senado de Nuevo México.

“Nadie merece ataques amenazantes y peligrosos como este”, manifestó el comisionado del condado de Bernalillo, Adriann Barboa.

Contáctanos