local

Ante la sequía extrema, advierten sobre las altas posibilidades del desarrollo de incendios forestales

“Pueden comenzar a pensar en el paisaje de Nuevo México y la sequía extrema aquí... Estamos en riesgo extremo”, explicó la gobernadora, Michelle Lujan Grisham.

shutterstock

ALBUQUERQUE — Las montañas cubiertas de nieve en el suroeste de EEUU indican un posible retraso en el inicio de la temporada de incendios forestales en algunas elevaciones más altas, pero funcionarios en Nuevo México y Arizona advirtieron el miércoles que las condiciones secas y ventosas en otras áreas están aumentando los riesgos de incendios forestales y provocando advertencias de bandera roja.

Con las hojas crujiendo bajo sus pies y el viento comenzando a soplar, la gobernadora de Nuevo México advirtió que si el estado quiere evitar una temporada histórica de incendios forestales como la del año pasado, cuando se quemaron más de 1 millón de acres, que todos tendrán que estar preparados.

“Pueden comenzar a pensar en el paisaje de Nuevo México y la sequía extrema aquí”, explicó la gobernadora, Michelle Lujan Grisham, a los reunidos en el Parque Estatal Río Grande Nature Center. “Estamos en riesgo extremo”.

Nuevo México está saliendo de una devastadora temporada de incendios forestales que fue cuna del incendio más grande en la historia registrada del estado, una conflagración provocada la primavera pasada por el gobierno de EEUU cuando los administradores forestales intentaban limpiar la vegetación muerta y cubierta de plantas en las laderas de las Montañas Rocosas.

Un par de operaciones de quema prescrita salieron mal y los feroces vientos primaverales alimentaron las llamas, desplazaron a miles de personas y dieron como resultado que el Congreso aprobara casi $4 mil millones en fondos de recuperación. Los legisladores de Nuevo México también aprobaron recientemente una legislación que crea un programa de préstamos a bajo interés para ayudar a las comunidades a reparar o reemplazar la infraestructura pública dañada por incendios forestales o inundaciones posteriores.

La gobernadora señaló que Alaska fue el único estado que tuvo más acres quemados en 2022 que Nuevo México.

Nuevo México ya ha visto más de 100 incendios este año, y las autoridades en la vecina Arizona informaron haber respondido a docenas de incendios durante el último mes, todos causados por humanos.

“Esperamos que eso no sea una indicación de lo que está por venir, pero con la abundante cosecha de pasto allí, nos mantenemos vigilantes y alertas”, dijo Tiffany Dávila, del Departamento Forestal y de Manejo de Incendios de Arizona, sobre la parte sur del estado.

Por su parte, la guardabosques del estado de Nuevo México, Laura McCarthy, no quiso predecir el tipo de temporada que podría ver el suroeste.

“Si estamos aprendiendo algo del año pasado, es que el pasado no es realmente un buen indicador de lo que vendrá en el futuro”, dijo. “Y creo que si tenemos dos, tres o cuatro semanas de clima muy cálido y seco, con vientos, estamos de regreso”.

Además de preparar a los bomberos y propietarios de viviendas, McCarthy dijo que los administradores de tierras estatales y federales tienen un desafío cada vez mayor para cortar y eliminar la maleza y los árboles “en una escala que nunca antes habíamos hecho” que incluirá más quemas prescritas y proyectos de adelgazamiento.

El Servicio Forestal de EEUU, luego de una revisión el año pasado, está implementando nuevas políticas y procedimientos para sus operaciones de incendios prescritos. El proceso de planificación ahora incluye una nueva plantilla que exige que los planes se validen y actualicen para garantizar que la información esté actualizada y que se incorporen los modelos y la ciencia más recientes.

Para las áreas con una capa de nieve saludable, cualquier actividad de incendio en las tierras altas puede retrasarse hasta finales de mayo y mediados de junio, lo que significa que la ventana para los incendios forestales podría acortarse, dijo Dávila.

Aun así, Dávila se unió a los funcionarios de Nuevo México para instar a la precaución, especialmente en aquellas áreas que aún están sumidas en la sequía.

“Incluso con toda la nieve y la lluvia que recibió el estado, es una solución temporal para un problema de sequía a largo plazo”, argumentó.

Contáctanos